FALSA NATA MONTADA, CON Y SIN LACTOSA, VEGETARIANA

Falsa nata montada, con y sin lactosa y vegetariana. Hace mucho tiempo que no os dejo un truco de cocina y [email protected] [email protected] me los están pidiendo porque se los guardan todos. Gracias por seguir mí página. Hoy vamos a hacer una falsa nata montada, con mucho menos calorías y por supuesto fácil de hacer.

También voy a dar la versión "sin lactosa" y "la vegetariana" para todas las dietas, con y sin azúcar, apto "para diabé[email protected]".

Ya os hablé hace tiempo de los estabilizantes de la nata, para que siempre nos quedase firmes nuestras decoraciones.

¿No os ha pasado nunca que tenemos en mente hacer un postre con nata montada y no hay en casa? Hoy quería comer de postre fresas con nata y cuando he buscado por la nevera no había, así que en poco más de 5 minutos más una hora de reposo, tengo lista una falsa nata montada, pero con muchísimas menos calorías. No sabéis lo difícil que es encontrar una buena "nata sin lactosa" que se pueda montar para un postre.

Y no digo nada sí además, lo que necesitamos es una nata 100% vegetal, para una dieta vegetariana.

No todos vivimos en una gran ciudad, con tiendas y supermercados de todo tipo. Éste truco sirve igual para quien quiera reducir grasas en el postre, sólo hay que tener en la despensa la leche o bebida vegetal que sueles usar y un par de ingredientes más.

Sirve perfectamente la leche entera, la semi y la desnatada y por supuesto la leche sin lactosa y la vegetal.

El sabor dulce se lo vamos a poner a nuestro gusto, con azúcar blanco o con edulcorante. Veréis en la foto que pongo vainilla. No es obligatorio, pero "2/3 gotas" vais a notar la diferencia, le aporta un sabor y aroma delicioso, pero no os paséis, sólo una pizca.

El otro ingrediente que necesitamos es gelatina, "Agar Agar o gelificante vegetal, para la dieta vegetariana".

La gelatina la encontramos con mucha facilidad en el formato de hojas, incluso en polvo en la mayoría de tiendas. El Agar es bastante fácil de encontrar en supermercados y también en herbolarios. El gelificante vegetal lo compré en Carrefour y me imagino que será fácil encontrar en la sección postres de otros supermercados.

En la caja, especifica la cantidad que tenemos que usar para cada medio litro de líquido. Lo que necesitamos es que se pueda montar, no que esté cuajado cómo un flan, vamos a usar justo la mitad de gelatina.

Si lo que necesitamos es una nata que aguante una decoración, entonces usamos lo que recomienda el fabricante, para que una vez montada, quede bien firme y también usar cualquier estabilizante de los otros que os recomendé en mi otra publicación.

Hoy he usado 500ml de leche semidesnatada, que es la que tengo en casa. He puesto a hidratar en agua fría, dos minutos las hojas de gelatina (sí para medio litro recomienda el fabricante poner 6 hojas, yo he usado la mitad: 3 hojas)

Si lo que vamos a usar es Agar Agar, según la dosis recomendada por el fabricante, sería un sobre de 2g. para medio litro, que equivale a las tres hojas de gelatina, pero OJO, tiene que hervir dos minutos con una parte del líquido.

Y si lo que vamos a usar es el gelificante vegetal, hay que saber que su ingrediente principal es la dextrosa, una variedad de azúcar, no lo olviden las personas diabéticas. Según el fabricante, para 500ml hay que usar un sobre de 6'5g, pero os quedaría muy cuajado. Yo os recomiendo empezar con la mitad del sobre y probar, ya que la goma garrofin (principal ingrediente gelificante) actúa diferente con la bebida que usemos por la grasa de las leches. Ésto también tiene que hervir cómo mínimo un minuto con todo el líquido, porque va cuajando en la cocción, y remover muy bien. Si luego no llega a montar cómo queréis, añadir un poco más la siguiente vez.

Yo tengo la leche bien fría de la nevera, le echo el edulcorante y la vainilla y remover muy bien para que se mezcle todo por igual. Escurrir las hojas de gelatina y poner en un vaso junto a un par de cucharadas de la leche dulce.

Calentar unos segundos en el microondas o echar en un cacito en la cocina, remover para que se disuelva, PERO SÓLO CALENTAR, QUE NO LLEGUE A HERVIR o pierde todas sus propiedades gelificantes.

Cuando esté totalmente líquido y se haya disuelto bien, vamos añadiendo un poco más de leche encima, remover para mezclar y equilibrar la temperatura, así hasta notarla fría (NUNCA AL REVÉS, SE ECHA LÍQUIDO POCO A POCO ENCIMA DE LA GELATINA HASTA QUE ESTÉ TIBIA, SI LO ECHAS DIRECTAMENTE EN LA LECHE FRÍA, OS HARÁ GRUMOS Y NO SE MEZCLARÁ Y POR SUPUESTO QUE NO MONTARÁ)

Mezclar bien con las varillas, notaremos según se enfría que se empieza a cuajar. Yo suelo dejar unos minutos y lo empiezo a montar, no queda cómo una nata montada al principio, sólo se aprecia aireado y esponjoso, pero en cuanto descanse y enfría se queda ideal. Tapar con films y meter en la nevera hasta que la vamos a usar. Cuando la necesites, sólo tienes que remover un poco con varillas, cómo haríamos con cualquier nata para montar. Se conserva igual que cualquier nata. ¿Os ha gustado? Seguro que sí. Guardarlo en vuestro muro y compartir con vuestros conocidos. GRACIAS POR COMENTAR. La próxima semana, otra receta de pan con mis trucos.

https://www.facebook.com/AmanteDelBuenComer/posts/927489124100292

Responder a esta publicación

Este sitio utiliza cookies y otras tecnologías de seguimiento para diferenciar entre equipos individuales, configuraciones de servicio personalizadas, fines analíticos y estadísticos, y personalización de contenido y publicación de anuncios. Este sitio también puede contener cookies de terceros. Si continúa utilizando el sitio, asumimos que coincide con la configuración actual, pero puede cambiarla en cualquier momento. Más información aquí: Política de Privacidad y Cookies